El eclipse anular de Sol del 3 de octubre de 2005 y la Comunidad del Anillo (7)

El eclipse anular de Sol del 3 de octubre de 2005 y la Comunidad del Anillo
.

Estamos de vuelta. El anular del 2005 ya es historia, y la Comunidad del Anillo ha quedado disuelta tras haber cumplido el cometido para lo que fue convocada: no perderse ni un detalle de cómo la Luna oculto al Sol. Y todo esto ocurrió el 3 de octubre de 2005 en San Lorenzo de la Parrilla.

Hoy, a menos de 24 horas del suceso, entro en la Red tras varios días de desconexión, y compruebo que otros observadores en otros lugares, han corrido una suerte similar. Con más o menos fortuna, la Península Ibérica ha sido cubierta por la sombra Lunar, dejando fascinados a sus moradores más curiosos e inquietos.



En San Lorenzo de la Parrilla, nos concentramos un numeroso grupo de astrónomos amateur andaluces y de otros lugares, con la intención de ver el eclipse anular de Sol del 3 de octubre de 2005. Nada más llegar el sábado día 1, nos dirigimos junto con Paco Bellido y Jesús R. Sánchez al primer emplazamiento elegido en la visita preliminar el pasado 20 de agosto. Al igual que esa primera vez nos preocupó la gran cantidad de polvo debido a la extrema sequedad del terreno. Al comentar esto en el hostal donde nos hospedábamos nos sugirieron una alternativa, incluso fuimos acompañados personalmente al lugar por el dueño de dicho establecimiento. El sitio es conocido en la localidad como Monte Calvario, y a primera vista era bastante óptimo ya que el suelo estaba más compactado y el horizonte se mostraba abierto en todas direcciones. Decidimos que este podia ser nuestro lugar de observación, y entre cervezas lo comentamos con Jose A. Plegue y Joaquín Delgado.




Antes del amanecer del día 2 colocamos en la zona los instrumentos para la toma de datos climatológicos, y vimos la salida del Sol del día previo. El cielo estaba completamente despejado, pero a partir de las 8 de la mañana apareció un preocupante viento racheado. Nuestros instrumentos registraron ráfagas por encima de las 18 mph. estando los mínimos valores alrededor de 12 mph, estaba claro que de mantenerse esta situación habría problemas para la estabilidad de los equipos destinados a la observación. Una vez realizadas las medidas que nos darían un perfil climatológico del día anterior al eclipse decidimos desmontar con la idea de buscar un sitio alternativo. En ese momento apareció Jesús Carmona, no nos conocíamos previamente, pero nos comento que venia de Madrid huyendo del fuerte vendaval. Poco después nos enteramos que gran parte de la geografía del eclipse estaba siendo azotada por fuertes vientos, la opción lógica era quedarnos y buscar algún parapeto natural o artificial que nos protegiera del viento. A primeras horas de la tarde subimos de nuevo a la explanada con un nutrido grupo de compañeros. Tras varias vueltas encontramos dos explanadas algo más bajas que la anterior junto a esta, pero más resguardas del viento. El horizonte despejado hacia el este era menor, pero en ningún caso representaba un inconveniente. Durante el resto de la tarde hicimos numerosas subidas para mostrar el emplazamiento al resto del personal que aún estaban llegando. Por la noche y tras la cena, comentamos entre nosotros la posibilidad de alternativas, pero sabíamos que de una u otra forma, la suerte estaba echada.

A las 5:00 del día 3 el cielo era de una claridad cristalina, aunque había algo de nubes. A esa hora partimos al lugar de observación para comenzar a instalar el instrumental.
Cuando llegamos ya esta allí Jesús Carmona montando el que sería uno de los telescopios más solicitado durante la mañana. Poco a poco y conforme amanecía fueron llegando el resto de los observadores, una hora antes del comienzo del primer contacto la concentración, tanto en la explanada superior como en la inferior, era enorme. Se rebasó el medio centenar de personas, y era una gozada ver el gran número de telescopios allí instalados. Cando comenzó el eclipse hacia algo de viento y el frío de las horas anteriores estaba haciendo mella en algunos de nosotros. Paulatinamente todos fuimos pasando por el ocular del coronógrafo y el Hα de Emilio Hidalgo y Jesús Carmona respectivamente. Este eclipse no era total, pero ante las increíbles imágenes de estos instrumentos poco importaba.

La anularidad estaba cerca y la luz y la temperatura eran claros indicios de ello. La luz fue tomando ese tono grisáceo y falto de cromatismo que ya notamos en el total del 99. El ambiente era extraño, casi alienígena, y frío, un frío que se incrementaba conforme se acercaba el momento en el que el Sol se convertiría en un fino anillo de luz. Y llego el momento central del eclipse, y todos al unísono aplaudíamos y presionamos frenéticamente los disparadores de nuestras cámaras fotográficas, un momento muy emocionante, que los que habíamos sido testigos de un total difícilmente creíamos que íbamos a sentir durante un anular.


La luz del anillo solar a través de las montañas y valles lunares (perlas de Baily - A.Porcel, J.A.Moreno)

La anularidad paso, y pualtinamente la luz y la temperatura se recuperaron hasta alcanzar su valor normal, mientras entre nosotros intercambiábamos sensaciones. La Comunidad del Anillo había cumplido sobradamente con la misión encomendada... pero solo hasta la próxima vez.

La Comunidad del Anillo

Etiquetas:

En busca del Anillo Perdido Commentários: (2)

En busca del Anillo Perdido
.

El lunes pasado, 26 de septiembre de 2005, en la revista Tiempo, una publicación semanal de alcance nacional de actualidad política, apareció un artículo sobre le eclipse anular de Sol del 3 de octubre. Uno más entre los muchos que estos días han aparecido y aparecerán en la prensa, radio y televisión española haciéndose eco de la ocultación del Sol por la Luna. Aunque para mi no es uno más, pues parte del contenido del artículo esta basado en una entrevista telefónica que la revista me realizó la semana anterior a su publicación. No puedo negar que este hecho me agrada, no solamente por que me citen, sino porque de alguna manera alaban mi figura como astrónomo amateur, no sin alguna que otra exageración. En el se cita que según mis compañeros de afición “soy uno de los andaluces que más sabe de eclipses”, gracias a quien o quienes me ha adjudicado dicho título, pero en realidad lo que soy desde agosto de 1999 es un apasionado de los eclipses, a ser posible, totales de Sol. Lo he dicho numerosas veces, y no creo que me canse de repetirlo, observar un total de Sol es una experiencia inigualable que todos deberíamos de disfrutar al menos, una vez en la vida.

Siguiendo con el articulo, hablan de mi intención de viajar a Libia o Turquía para ver el total del 29 de Marzo, ojala esto se haga realidad, aunque se que nos las tengo todas conmigo. La verdad es que después de 1999, me he dejado en el tintero tres totales, dos de ellos en el sur y centro de África y uno en la Antártida. Tanta geografía exótica hace que me apliquen el calificativo de “caza-eclipses”, acepción que me hace sentir algo así como un “Indiana Jones” en busca de aventuras en remotas regiones. Ya me gustaría, pero exageran cuando me atribuyen la observación de siete eclipses de Sol y otros tanto de Luna, la verdad es que habré visto media docena (o poco más) entre totales y parciales tanto de Sol como de Luna. Y si nada lo impide me faltan tres escasos días para ver mi primer anular. Lo veré a no más de 400 kilómetros de mi casa, en Cuenca, junto aun pueblecito de nos mas de 1.200 habitantes, poco exótico, y sin embargo, desde hace unos días siento ese algo especial que me provoca estar situado en esa banda imaginaria en la superficie de la tierra, desde donde el disco solar, pocos minutos antes de las once de la mañana, se vera durante no mas de cuatro minutos, como un anillo de luz.

Mi telescopio, mis cámaras fotográficas, los instrumentos para medir la meteorología, y demás llevan varios días diseminados por mi casa en un sinfín de pruebas y chequeos para asegurar que todo vaya como debe, espero que Murphy duerma ese día hasta bien caída la tarde.

A la vuelta de la “expedición del anillo” os contaré...


Etiquetas:

La Luna Commentários: (2)

La Luna
.

Desde siempre cuando planificamos nuestras salidas de observación, uno de los criterios básicos es que estemos en Luna nueva, o en todo caso que durante la observación esta no este por encima del horizonte. El motivo de esto es evidente, sobre todo para los ya iniciados: la luminosidad de nuestro satélite es tan intensa que se sobrepone a los exiguos fotones que nos llegan a la Tierra de otros cuerpos situados a enormes distancias.


Refractor 80 ED, coolpix 4300 - A.Porcel

Esto no quiere decir que la observación de nuestro único satélite carezca de interés, nada de eso. De partida su observación óptica posee la fascinación de poder contemplar “en directo” un mundo diferente al nuestro. Su silueta recortada contra el cielo, nos hace ensoñar una historia y destino ligada a la de nuestra Tierra, pero en la que la evolución ha dejado de lado la vida. Una enorme esfera rocosa gris y plata, donde los cambios casi no son perceptibles.

Pero no siempre fue así. En el pasado el Sistema Solar era mucho más activo que en el presente. Infinidad de objetos orbitaban, sobre todo la parte interior del sistema. Como consecuencia se daba un alto índice de colisiones e impactos, sobre todo en la parte más cercana al Sol. Estas colisiones pulverizaban mundos y formaban otros por agregación. Con el tiempo la frecuencia de estos sucesos fue decayendo hasta la tasa actual, en la que es muy infrecuente ver estas colisiones. Sin embargo, las huellas de aquel proceso quedaron impresas en las superficies de los cuerpos resultantes de estos procesos. Los planetas o lunas que retuvieron una atmósfera y con intensos procesos tectónicos internos, borraron en gran parte las cicatrices de aquel turbulento pasado. No fue así en los desprovistos de esta capa gaseosa y con un interior geológicamente muerto.


Smith-Cassegrain 8" - coolpix 4300 - A.Porcel


Smith-Cassegrain 8" - coolpix 4300 - A.Porcel

Este es el origen del aspecto de nuestro satélite. Cráteres, valles, mares, cordilleras, etc. fraguados en titánicos choques con otros cuerpos del, todavía incipiente, Sistema Solar. La Tierra, por cercanía, corrió igual suerte, sin embargo, la erosión debida al vulcanismo, la atmósfera, la presencia de agua líquida en la superficie, y como no, la vida, casi no ha dejado rastros de este turbulento pasado.

Hoy nuestra luna nos observa desde la noche, en un lento proceso gravitatorio, por el cual ha conformado una orbita estable junto a nuestro mundo. Sabemos, no obstante, que este equilibrio se ha ido modificando y reajustado en el tiempo. Como consecuencia, se esta alejando poco a poco de nosotros. Podemos imaginar así, unas ancestrales noches terrestres mucho menos oscuras provocadas por la presencia del inmenso disco lunar.

Todo cambia con el tiempo, sin embargo, para la experiencia humana, la Luna siempre ha sido ante todo la diosa de la noche, un reinado solo compartido con el todo poderoso Sol. Ante su ausencia, la Luna ayudo a mitigar los miedos de la oscuridad, y más. Dijo a esos hombres nacientes a la civilización, que existían otras tierras mas halla, lejos en el cielo.

Hoy ya hemos estado allí, y nos esta mostrando que ella solo es una etapa en el viaje a eso otros mundos, aun distantes en el espacio y el tiempo.


Smith-Cassegrain 8" - coolpix 4300 - A.Porcel
Etiquetas:

Observación Publica en Monachil (24/08/05) (0)

Observación Publica en Monachil (24/08/05)
.
La observación del cielo nocturno es una actividad que los procesos de urbanización y expansión de las ciudades esta haciendo desaparecer. Muchos chavales no tienen ni la más ligera experiencia de ver un cielo estrellado. La contemplación de los astros, es una experiencia cada vez mas ajena a nuestra cultura.


Con esta idea, el Ayuntamiento de Monachil, la Sociedad Astronómica Granadina (SAG) y el Parque de la Ciencias (PdC) de Granada, en la noche del 24 de agosto han organizado una observación astronómica “urbana”, en las mismas puertas de la Casa de Cultura del Barrio de Monachil, situado en el mismo centro del pueblo. La idea ha sido acercar las estrellas a la gran mayoría. Parte del encanto de la iniciativa ha residido en el apagado del alumbrado ciudadano, para recuperar, el perdido, paisaje nocturno.

El éxito de la iniciativa ha sido rotundo, con una asistencia masiva e inesperada tanto a la charla inicial impartida por Vicente López (PdC), como a la posterior observación astronómica realizada por miembros de la SAG. Para ello se dispusieron 8 telescopios, desde los más sencillos tipo dobson, hasta los más modernos y sofisticados con tecnología go-to, así como prismáticos de gran abertura.

La noche no se prestaba para demasiadas “espectacularidades” celestes, no había planetas visibles y la Luna saldría tarde. Sabemos que de entrada la observación de cielo profundo no ofrece el atractivo que la observación de Saturno, la Luna, Júpiter, etc., así y todo, objetos como M13, M22, M31 entre otros, estuvieron a disposición de personas que desconocían su existencia y naturaleza, pero que después de pasar por el ocular tenían una idea, aunque vaga, de que el firmamento esta plagado de una numerosa, y en muchos casos extraña, fauna de objetos.

Los asistentes viajan entre los diferentes telescopios haciendo su particular investigación de que se ofrecía allí, y la inevitable curiosidad, les hacia preguntar sobre la naturaleza de aquello que el telescopio ponía ante sus ojos. Adultos y niños se intercalaban en largas colas en las que pacientemente esperaban llegar ante el ocular, mientras algunos de nosotros, auxiliados con los láser, les explicábamos las constelaciones y contestábamos a las inevitables y eternas preguntas que todos nos hacemos: cuan de grande es el Universo, a que distancia esta aquella estrella, tuvo un principio todo esto, es cierto eso del Big-Bang, existen seres diferentes a nosotros entre las estrellas.

Y todo esto ocurrió en una noche de varano, en la que al pagar la luz, pudimos ver las estrellas.

Despues de la Observación El Ayto de Monachil estrego unos detlles a las entidades organizadoras
Asistentes:
Por parte la SAG - Jesús Cano, Jesús Ríos, José Antonio Moreno, Aniceto Porcel, Loren Madrid, Antonio Jesús Torres, Loly Martín, Alberto López, Vicente Baz, Javier Pérez, José Manuel Barruezo, Cristóbal Marín.
Por parte del PdC – Vicente López, Roberto

Etiquetas:

San Lorenzo de la Parrilla y el eclipse anular de Sol del 3 de octubre de 2005 Commentários: (0)

San Lorenzo de la Parrilla y el eclipse anular de Sol del 3 de octubre de 2005
.

El próximo octubre la Península Ibérica va a ser testigo de un eclipse anular de Sol (EAS) que la atravesará desde Galicia hasta el levante, partiéndola en dos mitades casi geométricas. Esta es la primera oportunidad, en muchos años, de ver un fenómeno de esta naturaleza, y no se repetirá en nuestra particular esquina del mundo en bastante tiempo.

Pero una geografía tan dispersa como la que el EAS va a cubrir en la península presenta características muy dispares, tanto a nivel orográfico como climatológico, y en
consecuencia cabe preguntarse, ¿cual es la zona más adecuada para su observación?.

Desde que comencé a estudiar la banda de anularidad vi como mas optimo el tramo que va desde Madrid hasta Valencia. Hace algunas semanas, en la Sociedad Astronómica Granadina, hablamos de una posible localización en la localidad de Minglanillas, pero esta fue descartada por una orografía algo abrupta. Mirando los mapas reparamos que en la mitad norte del tramo, desde la zona norte del embalse de Alarcón hasta Madrid, era una de la zonas mas llanas (Llanuras de Castilla-La Mancha), así que decidimos empezar la búsqueda in-situ por la primera localidad de esta sección de la banda: San Lorenzo de la Parrilla, una pequeña localidad de la provincia de Cuenca de unos 1200 habitantes.
Con esta idea, el 20 de agosto de 2005, Loly Martín, Cristóbal Marín, Daniel Porcel (como no) y un servidor, fuimos a localizar emplazamientos para el próximo eclipse anular de Sol del próximo 3 de octubre. Salimos de Granada a eso de las 8:10 y cogimos la N-IV hacia y Jaén y Ciudad Real, en esta ciudad nos incorporamos a la N-420 en Puerto Lapice (muy cerca de Toledo). Siguiendo esta carretera entramos en Cuenca por Mota del Cuervo, y desde aquí sin desvíos hasta San Lorenzo de la Parrilla (SLP), a la que llegamos a las 14:00 (con 1h 40m de paradas de descanzo). En total, unos 430 km.

La N-420 no es autovía pero esta en muy buen estado y se puede ir a un buen ritmo. Si descontamos las paradas, el viaje dura unas 4 horas con una velocidad media de 110 km/h.

Castilla-La Mancha es muy llana, con largas y monótonas carreteras. Nos interesaba encontrar orografías con el horizonte Este despejado. No encontramos problemas, salvo excepciones, aquella región se nos muestra con todos los horizontes libres.

En el municipio de La Almarcha (a 20 km de SLP) tomamos nuestra primera referencia GPS, Lat.: 39º 41’ 19’’ N, Lon.: 02º 23’ 07 ‘‘ W, e introdujimos las coordenadas en el portátil y verificamos que estábamos muy cerca del centro de la banda de anularidad.

Seguimos para San Lorenzo de la Parrilla, donde nos dirigimos al Ayto. para ver si nos podían orientar un poco para localizar una zona donde colocar los telescopios. Allí nos atendieron muy amablemente y nos dijeron que no tendríamos problemas para situarnos en cualquier punto de las afueras del pueblo, y nos dieron un plano del municipio. Antes de comer recorrimos un poco los alrededores del pueblo viendo zonas probables y descartando otras, principalmente, por no mostrar el Este despejado.
El almuerzo lo hicimos en el único hostal del pueblo, donde preguntamos sobre el tema al dueño del establecimiento. Este nos hablo de la mayor elevación de la zona y nos indico como llegar hasta ella.

Así lo hicimos, y para nuestra sorpresa nos encontramos con un monte que no destacaba mucho sobre la orografía de la zona. Subimos por un camino de tierra polvoriento y nos encontramos ante una explanada despejada con una elevación de 1022 metros, donde colocar los telescopios no seria problema alguno. Lo habíamos encontrado y tomamos coordenadas de nuevo,

Lat.: 39º 51’ 39,3’’ N
Lon.: 02º 20’ 59,5’’ W

La zona muestra vegetación propia de monte bajo y tiene algunos arbustos, concretamente hacia el Este, pero es fácil evitarlos. El acceso es un poco dificultoso (polvoriento por sequedad del terreno) pero en un tramo muy corto (unos 30 o 40 metros), no hay problema para el acceso de vehículos.

Cuando hablamos con el dueño del hostal, le dijimos que probablemente necesitaríamos reservar algunas habitaciones para la fecha del eclipse, nos dijo que no había inconveniente y nos facilito el teléfono del establecimiento.

No conocemos como funciona el microclima local. Por lo que vimos, es una zona propensa a vientos y quizás a cierto grado de nubes. La mañana mostró nubes de rápida evolución que se alternaban con claros, aunque en general el cielo estuvo despejado. Desconocemos si esto es lo habitual, y si en octubre las condiciones pueden empeorar, sin embargo, a gran escala el levante es mas problemático al respecto.

En total recorrimos casi 900 km, y empleamos unas 14 horas. El resultado fue mejor de lo que esperábamos, pues hubo suerte y rápidamente localizamos un emplazamiento muy cercano a la línea central de la banda de anularidad (unos 5 km al sur de la línea). La única cuestión que queda pendiente es la del comportamiento climatológico local.

Etiquetas:

Manifiesto: Objeciones a la Astrología Commentários: (0)

Manifiesto: Objeciones a la Astrología

Científicos de diversos campos y astrónomos amateur estamos preocupados por el incremento en la acogida de la astrología en muchas partes del mundo. Nosotros pensamos que es nuestra responsabilidad prevenir al público sobre la aceptación incondicional de las predicciones y consejos dados privada y públicamente por los astrólogos. Aquellos que quieran creer en la astrología deberían saber que no existe fundamento científico para su creencia.

En la antigüedad las personas creían en las predicciones y consejos de los astrólogos porque la astrología formaba parte de su visión mágica del mundo. Veían los objetos celestes como moradas y presagios de los dioses y por tanto íntimamente conectados con los sucesos que ocurrían aquí en la Tierra; no tenían idea de las grandes distancias que nos separaban de los planetas y estrellas. Ahora que esas distancias pueden ser y han sido calculadas, podemos ver lo infinitamente pequeñas que son las influencias gravitacionales y de cualquier otro tipo producidas por los lejanos planetas y las aún más lejanas estrellas. Es simplemente un error imaginar que las fuerzas ejercidas por las estrellas y los planetas en el momento del nacimiento pueden de alguna forma determinar nuestros futuros. Tampoco es verdad que la posición de los objetos celestes haga que ciertos días o períodos de tiempo sean más favorables para emprender algún tipo de acción, tales como negocios, trabajos, viajes.... , o que el signo bajo el cual uno ha nacido determine la compatibilidad o incompatibilidad en su relación con otras personas.

¿Por qué cree la gente en la astrología? En esta época de incertidumbres es muy reconfortante tener quien dirija la toma de las propias decisiones. Gusta creer en un destino predeterminado por fuerzas astrales más allá de cualquier control. Sin embargo, somos nosotros los que debemos enfrentarnos al mundo, y debemos darnos cuenta que nuestros futuros dependen de nosotros mismos, y no de las estrellas.

Imaginábamos, en estos días en que la cultura y la educación se encuentran muy difundidas, que sería innecesario desenmascarar creencias basadas en la magia y la superstición. Con todo, la difusión interesada de la astrología es cada vez mayor en la sociedad moderna. Estamos especialmente inquietos por la continuada proliferación de cartas astrales, predicciones y horóscopos por los medios de comunicación social tanto visuales como escritos. Esto solo puede contribuir al crecimiento del irracionalismo y el oscurantismo. Creemos que ha llegado el momento de rechazar vigorosamente las afirmaciones pretenciosas de los astrólogos charlatanes y el negocio generado por las predicciones.

Es claro que esas personas que continúan teniendo fe en la astrología lo hacen a pesar de que no hay ninguna base científica para sus creencias, y si hay una fuerte evidencia de lo contrario.



SOCIEDAD ASTRONÓMICA GRANADINA (SAG)
INSTITUTO DE ASTROFÍSICA DE ANDALUCÍA (IAA - CSIC)

------------------------------------------
El texto precedente tiene su origen en un documento original difundido por científicos (principalmente astrónomos y astrofísicos, aunque no en exclusividad) de EE.UU. Este a sido traducido y adaptado ligeramente, fundamentalmente para incluir el apoyo de los astrónomos amateur, y firmado conjuntamente entre el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) y la Sociedad Astronómica Granadina (SAG)
Etiquetas: