La Luna sobre el horizonte

La Luna sobre el horizonte


La Luna muy cercana al horizonte de Sierra Nevada. Se puede
apreciar el radiotelescopio milimetrico del IRAM - Pulsar para ampliar (A. Porcel)


La Luna, es nuestro único satélite natural, con un tamaño destacable, sobre todo si lo comparamos con el diámetro de nuestro planeta, siendo casi un ¼ del diámetro terrestre. Por la dinámica de sistema Tierra-Luna se sabe que se aleja poco a poco de nosotros, como consecuencia en el pasado el diámetro aparente de nuestro satélite era mayor, con noches de luna más luminosas que en la actualidad. Sin embargo, para que este hecho fuera significativo tendríamos que remontarnos muy atrás en el tiempo. Sabemos que el valor de este alejamiento es de solo 3 cm anuales, esto significa que si nos situamos en el momento en el que los primeros ancestros del hombre caminaban por la tierra, hace unos 4 millones de años, la Luna se encontraba unos 120 km más cerca, o lo que es lo mismo, en la actualidad se requiere una hora de viaje más de un total de 4,5 meses, que cuando Lucy caminaba por la sabana africana, eso desplazándonos a la velocidad máxima permitida en autovía en el código de circulación español (ojo con los puntos).


Pulsar para ampliar (A. Porcel)

Independientemente de lo anterior, cualquiera de nosotros ha observado la diferencia de tamaño de nuestro satélite cuando esta cerca del horizonte respecto de cuando la vemos alta en la bóveda celeste. En realidad esto es una mera ilusión producida por nuestros sentidos, y se conoce como “Ilusión de Ponzo”. En 1913 Mario Ponzo demostró que la mente humana juzga y determina el tamaño de los cuerpos u objetos lejanos en función del paisaje que le rodea y de que estos puedan estar delante o detrás.

Nosotros percibimos la bóveda celeste como un domo achatado, más cercano en el zenit que en el horizonte. Esto se debe a que en el horizonte podemos ver detalles que por perspectiva se muestran de tamaño decreciente conforme están más lejos, lo que refuerza la sensación distancia. Teniendo en cuenta esto y aplicándolo a la percepción del tamaño de la Luna, tenemos:



Pulsar para ampliar (A. Porcel)

  1. La Luna en el horizonte se percibe como un objeto sumamente lejano, más lejano que cuando se haya en el zenit debido a la falsa percepción de achatamiento de la bóveda celeste.
  2. El tamaño aparente del disco lunar cercano al horizonte puede ser comparado con elementos de referencia, no así cuando se haya alto en el cielo.
  3. El ángulo que la luna subtiende en le cielo es de 0,5 grados y al verse situada detrás de detalles del lejanos y pequeños en el horizonte la ilusión de magnificación se incrementa.


Pulsar para ampliar (A. Porcel)

Etiquetas:

7 comentarios:

Antonio Jesús dijo...

Muy interesante ¿Has probado alguna vez a hacer desaparecer la ilusión óptica observando la luna a través de una pequeña abertura (por ejemplo, entre los dedos de una mano)? Es bastante curioso. Por cierto, enhorabuena, me encanta tu blog.

Aniceto Porcel Rosales dijo...

Pues no, no lo he probado, pero lo hare. A ver cuando estrenas tu blog, tengo ganas de ver tu ingenio por escrito.

Gracias, me alegra que te guste el blog.

azugaldia dijo...

Fantásticas fotos!

Podrías construir una imagen como la que aparece en el artículo de la Wikipedia. La luna en diferentes posiciones del cielo, comparadas, demostrando que tienen el mismo diámetro (o algo más pequeño incluso cerca del horizonte).

Aniceto Porcel Rosales dijo...

Antonio no veo la imagen que me comentas en la Wikipedia, revisa y pasame el enlace si es posible.

azugaldia dijo...

Ah, me refiero al artículo sobre la ilusión de Ponzo. En lugar de con las vías del tren, con la Luna en diferentes posiciones en el cielo.

angelrls, El Lobo Rayado dijo...

Felicidades por el artículo y las fotos. Hace un par de años discutimos en mi blog este mismo hecho, en la historia "La Luna sobre el horizonte",

http://angelrls.blogalia.com/historias/21838

Por refracción diferencial de la luz en la atmósfera, en realidad para ángulos muy bajos sí se produce achatamiento del disco del Sol y de la Luna, por lo que se modifica el tamaño aparente de estos cuerpos. En este primer enlace cuento cómo surgió la duda y el "enfrentamiento" que tuvimos varios compañeros de despacho del IAC sobre ello (varios no sostenían que fuese una ilusión óptica). Así que recurrí a las ecuaciones y calculé la variación por refracción diferencial... la luna se hace más grande... PEEEEEROOOO me equivoqué en el signo, como cuento en la historia "Rectificar es de Sabios",

http://angelrls.blogalia.com/historias/22677

y en realidad el disco solar o lunar se achatan (se hacen más pequeños) sobre el horizonte. Consultar también en los comentarios de estas historias unos enlaces a programas Java que reproducen el hecho. Seguro que os gusta.

Perdón por el palique, pero es que recuerdo con cierta... eh... curiosidad, esta historia.

Un saludo, y enhorabuena por el blog

Ángel R.

Aniceto Porcel Rosales dijo...

Gracias Ángel, y nada de pedir perdón por el palique, son sumamente interesantes tus reflexiones. No conocía las entradas que me referencias en tu blog, Si te digo la verdad yo siempre pensé intuitivamente que el papel de la refracción era importante en el aumento del diámetro aparente, esto unido a los factores de percepción. Veo que en tu análisis concluyes que en realidad la refracción juega un papel contrario pues empequeñece por achatamiento, y que por lo tanto es la ilusión óptica la que juega el principal papel, de hecho teniendo estos factores en cuenta la percepción psicológica es, si cabe, más destacable. Otra cosa, como comentas, es si este empequeñecimiento tiene un valor que lo situé dentro del umbral de la percepción a “ojo desnudo”.
Tengo por ahí perdidas unas imágenes de puestas de Sol, pero esta vez realizadas desde puntos elevados en alta montaña, lo malo es que son de esos soles deformados por la turbulencia cercana al horizonte (no tan redonditas como las de Earth Science Picture of the Day), a ver si las encuentro. Las de la Luna que aquí aparecen están relativamente altas sobre la línea real de horizonte, pues el fondo es Sierra Nevada, que como sabes se alza imponente sobre el horizonte granadino, calculo que hay más de 5º, lo cual minimiza ostensiblemente el efecto de la refracción.
Si encuentro mis perdidas puestas de Sol seguro que tengo para seguir tirando del tema.
¿Al final sabes quién pago la cena?.
Un saludete, Ángel